225-7633

998-411-034

monicaselem@gmail.com

BIENVENIDOS

 

 

 

 

Empresa  con 25 años de experiencia en el mercado Inmobiliario, brindando asesoría de compra, venta, alquileres de inmuebles residenciales, comerciales y venta de proyectos.

  • Miembro de la Asociación Peruana de Agente Inmobiliaria.
  • Miembro del comité de Capacitación de ASPAI por mas de 10 años.
  • Miembro del comité COIPRI los años 2010, 2012, 2016.
  • Organizadora del Congreso Internacional de profesionales inmobiliarios.

 

 

 

 

 

PERFECCIONAMIENTO DEL AGENTE INMOBILIARIO - POR SUSANA CORDANO ALLENDE

 

Costumbres Éticas en el Corretaje Inmobiliario

 

No es suficiente que existan normas éticas, debemos concretarlas en nuestras acciones para que sirvan de inspiración en el desarrollo ordinario de la vida profesional y social.

El Agente Inmobiliario responsable tiene un compromiso moral con su labor y es responsable de sus actos que; aunque no se sancionen con normas jurídicas; reflejan su honestidad y su rechazo a prácticas inadecuadas.

Ser Agente Inmobiliario es desarrollar una actividad que cubre la necesidad más importante del hombre: Su espacio vital.

La profesión inmobiliaria debe de ser como cualquier actividad que está al servicio del hombre, algo que le sirve a la gente y no una profesión de la cual solo servirse. La misión de un Agente Inmobiliario es consagrarse a la defensa de los intereses de sus clientes asesorando honestamente y con información veraz. La actividad del Agente Inmobiliario    está al servicio de un bien común que genera utilidad a ambos y contribuye a la economía en general.

El Agente Inmobiliario tiene colegas con los que comparte negocios, experiencias, conocimientos. No deberá jamás hablar mal de sus colegas y debe solo manifestar su crítica frente a graves irregularidades. No será nunca un competidor desleal. La esencia del corretaje es la venta compartida y se debe suministrar información veraz y útil para concretar el negocio. Debemos respetarnos entre agentes y no es aceptable tratar con los clientes de un colega en una operación salvo que éste lo autorice.

El Agente Inmobiliario tiene intermediados que le confían la suerte de su patrimonio, razón por la cual el Agente está obligado a desempeñarse con lealtad, trabajando por el interés de su cliente y negociando a favor de su cliente.

El Agente Inmobiliario que visita la propiedad de un colega, no deberá establecer vínculos con el dueño de la casa. Asimismo, el agente que trabaja para el propietario de la casa, evitará establecer vínculos con el comprador.

El Agente Inmobiliario siempre deberá tratar de abrir nuevos mercados y tener información actual de precios, zonificaciones y reglamentaciones para dar mejor orientación a su cliente.

El espíritu del corretaje es la operación compartida y la operación referida, razón por la cual los Agentes Inmobiliarios deberán de fomentarlas, respetarlas, mejorarlas y promoverlas.

Un factor importante de las operaciones inmobiliarias del Corretaje está basada en la Exclusividad, por lo que el Agente Inmobiliario deberá realizar su mejor esfuerzo con propietarios y compradores, exigiendo esta cláusula en cada contrato.

Los pagos a colegas y empresas deberán ser hechos el mismo día en que dispone del dinero el Agente que lo recibe. Es decir, cuando el cheque ya fue abonado o en el momento mismo si se trata de efectivo. La demora en la entrega de los honorarios a su colega sin causa aparente es una falta grave. Se recomienda a los Agentes Inmobiliarios convenir sus honorarios con sus clientes con sus contratos respectivos sea de exclusividad u opción libre y también con sus colegas antes de empezar a laborar y fijar la forma de pago con el debido pago de impuestos. Si hubiera discrepancias con sus colegas, se debe acudir al Comité de ética de la Asociación Peruana de Agentes Inmobiliarios para que interceda y busque una solución conveniente y justa. De lo contrario, puede resolverlo por la vía judicial.

El Agente Inmobiliario debe actuar con corrección tanto en su vida profesional como privada y no debe infringir las normas del honor que caracterizan al hombre de bien. Es importante que el Agente Inmobiliario proyecte una imagen profesional ante la sociedad.

El cumplimiento de las obligaciones legales debe no solo fundarse en lo que dice la Ley y el Reglamento sino en los más altos preceptos éticos y morales establecidos en nuestra sociedad.

La veracidad es un valor indispensable en el Agente Inmobiliario. No se debe aconsejar manipulando información o dar afirmaciones tendenciosas o retener documentación.

Aspirar a la satisfacción de haber cumplido es el mayor premio y justifica el derecho de recibir el justo pago por su trabajo dejando establecido que el provecho es algo accesorio al fin y no el móvil determinante de su labor como agente inmobiliario.

Es deber del Agente Inmobiliario cumplir y respetar las leyes. También debemos pagar los impuestos que la profesión origine.

Debemos ser discretos con la intimidad de los clientes y la información de su vida privada o profesional.

El Agente Inmobiliario debe hacer uso de la publicidad dignamente sin difundir propaganda falsa de los bienes que publica.

 

Susana Cordano Allende.

Docente de Ética desde hace 7 años en el Diplomado de Gestión Inmobiliaria en la Universidad Católica.